HorarioLunes – Viernes : 10h - 18hTeléfono910869117 Correohola@noruegatours.com

Tromso


La capital del Ártico y la mayor urbe del Norte de Noruega

Tromso, la capital del Ártico, la mayor urbe del Norte de Noruega y capital de la Laponia Noruega, se encuentra a 350 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico entre montañas, fiordos e islas. Aunque su clima es menos extremo de lo que se suele pensar gracias a que el efecto de la Corriente del Golfo suaviza las temperaturas.

Aquí, en verano el sol nunca se pone. Entre mitades de Mayo y finales de Julio el sol de medianoche brilla, lo que hace posible explorar la zona y realizar actividades durante las 24 horas. Naturaleza ártica virgen a poca distancia de la ciudad y poder combinar experiencias basadas en la naturaleza durante el día con cultura, una exquisita gastronomía local y una animada vida nocturna no suena nada mal, ¿verdad?

«Aquí, en verano el sol nunca se pone, lo que hace posible participar en varias actividades durante las 24 horas.«

¿Quieres visitar Tromso?
Solicita información sin compromiso

Tromso lo tiene todo!

Y en invierno, es uno de los destinos favoritos para hacerse con la tan ansiada visión de las auroras boreales. Tromso tiene mucho que ofrecer para los aventureros: puedes dar un paseo en moto de nieve o ir a la antigua usanza en un trineo de renos, senderismo, safaris para divisar ballenas, navegación en kayaks, puedes visitar un hogar de Huskies, hacer un recorrido en helicóptero y ver el norte desde una perspectiva diferente, probar la cerveza artesanal producida más al norte del mundo, e incluso pasar unos días en un campamento Sami aprendiendo la historia y las tradiciones de estos pobladores indígenas y ayudándoles en sus quehaceres, como dar de comer a sus manadas de renos.

Galeria de imágenes

Qué no debes perderte en Tromso

 

Las Auroras Boreales

 

¿Qué es una Aurora Boreal?

El sol emite unas partículas que recorren el espacio a un millón y medio de kilómetros por hora, es lo que se denomina radiación cósmica. Estas partículas serían dañinas si golpearan sobre la Tierra, pero, por suerte, nuestro planeta tiene un campo magnético que nos protege de ellas. Cuando esas partículas chocan con el escudo magnético, son atraídas hacia un óvalo alrededor del Polo Norte, donde emiten luz de diferentes colores, siendo el verde, azul y rojo los más comunes. Todo este fenómeno tiene lugar nada más y nada menos que a 100 kilómetros por encima de nuestras cabezas y son visibles gracias a la potencia de sus millones de átomos y moléculas.

Como curiosidad, te contamos que en la época vikinga, se pensaba que las auroras boreales eran el reflejo de la armadura de las valquirias o vírgenes guerreras.

Las Auroras Boreales en Noruega

Por muchos es sabido que uno de los mejores lugares del mundo donde mejor se pueden observar las auroras boreales es el norte de Noruega, como Tromso o las islas Lofoten. Eso se debe a que se sitúan justo debajo del óvalo de las auroras.

¿Por qué se consideran uno de los mejores lugares para observarlas? A menudo, el resto de zonas alrededor del mundo donde son visibles están despobladas o prácticamente despobladas. Tromso, al ser una ciudad donde viven más de 70.000 habitantes, hace que esté preparada para acoger a una gran cantidad de turistas, gracias a sus hoteles, actividades y servicios.

¿Cuál es la mejor época para ver las Auroras Boreales en Noruega?

Las auroras boreales se ven con mayor frecuencia desde finales de otoño hasta principios de finales de la primavera, o dicho de otra forma, de septiembre a finales de marzo. Las mejores horas son entre las 6 de la tarde hasta la 1 de la madrugada. También es más fácil verlas cuando el tiempo es frío y seco, algo que ocurre normalmente a partir de diciembre. En total, las auroras pueden llegarse a ver más de 220 noches al año.

 

El teleférico Fjellheisen

El teleférico Fjellheisen es de visita obliga en la ciudad de Tromso, sobre todo si no quieres perderte las increíbles vistas de la ciudad en un entorno de montañas y fiordos a 421 metros sobre el nivel del mar. Se construyó gracias a la naviera Broderene Jakobsens, que participó en expediciones al Ártico y la Antártida, y fue inaugurado en 1961.

El punto de partida se encuentra en Solliveien, y tras recorrer 752 metros llegarás al punto final del recorrido en tan solo 4 minutos. Cada cabina tiene una capacidad para 28 personas, por lo que no te preocupes si tienes claustrofobia, no se trata de un lugar minúsculo. En lo alto del recorrido, podrás decidir cuánto tiempo pasar, incluso podrás comer en el restaurante Fjellstua, especializado en comida local, en el que también podrás optar por comer algo ligero antes de emprender el descenso. Durante el periodo de invierno, del 1 de agosto al 31 de mayo, está operativo de 10:00 a 23:00 horas, mientras que en el periodo estival, del 1 de junio al 31 de julio, su horario se amplía hasta la 1 de la madrugada.

Si tienes la suerte de que tu subida al teleférico coincide con una visible aurora boreal, las vistas serán aún más increíbles. Al igual que si subes viendo el sol de medianoche, ya que verás su reflejo sobre el mar que rodea la ciudad de Tromso.

Por otro lado, si prefieres disfrutar de las vistas desde el monte Floya sin subir al teleférico, debes saber que existe un camino que lleva hasta la cima y que también es una buena opción cuando las condiciones climáticas acompañan.

 

La Catedral del Ártico

La Catedral del Ártico no es realmente una catedral aunque éste sea su nombre común. La realidad es que su nombre es la Iglesia de Tromsdalen, y es precisamente eso, una iglesia. Se le denomina así, entre otras cosas, por la espectacularidad de su silueta recortada con el monte Tromsdalstind, de más de 1200, de fondo. No es especialmente grande, pero cuando la veas comprenderás por qué es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

El diseño es de Jan Inge Hovig, y su silueta es de lo más peculiar, ya que tiene una forma piramidal con 11 paneles de hormigón cubiertos aluminio en cada uno de sus lados. No se sabe a qué hace realmente en qué se inspiró su creador, pero entre las opciones que se barajan están que se inspira en la forma de un iceberg, en un típico secadero de bacalao o en la silueta de la isla de Haja.

Si visitas el templo durante la época del sol de medianoche, no dejes de poner especial atención en las vidrieras, ya que la luz de atardecer que se filtra desde el lado oeste favorece que se creen colores especiales y que iluminan toda la iglesia.

Por otro lado, durante 3 momentos del año, se puede disfrutar de la Catedral del Ártico desde otra perspectiva. Durante la temporada de verano, se puede disfrutar de los denominados conciertos de medianoche, que empiezan a las 23:30 y duran poco más de una hora. Del 1 de junio al 15 de agosto, podrás entrar y escuchar conciertos acústicos de canciones populares noruegas, sami y clásicas por alrededor de 17 euros. En Nochevieja, también se realiza un concierto de unos 45 minutos y que empieza a las 21:00. El precio sube un poco, pero pensamos que 28 euros es un buen precio para disfrutar de buena música en un entorno privilegiado en uno de los días más especiales del año. Por último, durante la época invernal, se realizan los conciertos de las auroras boreales, unos conciertos de poco más de media hora que se celebran de jueves a domingo a lo largo de un mes y que consideramos que son realmente especiales. Si ninguno de esos momentos coinciden con tu visita, también te informamos de que durante los meses de junio y julio suelen tener lugar conciertos de órgano por menos de 10 euros.

 

Catedral de Tromso

Esta sí es realmente una catedral, si bien vista desde el exterior puede parecer simplemente una iglesia (protestante). De hecho, es la única catedral de Noruega, junto con otra que también se encuentra en Tromso, que está construida de madera. Se empezó a construir en 1861 y tiene un estilo neogótico. Se encuentra en pleno centro de la ciudad, rodeada de zonas verdes. No puedes dejar de visitarla.

La otra catedral de la que os hablábamos es la Catedral de Nuestra Señora de Tromso. Como curiosidad, os contamos que es la catedral cristiana más al norte del mundo. Tiene capacidad para apenas 150 personas y, al igual que la otra catedral, empezó a construirse en 1861 en un estilo neogótico.

 

El barco MS Polstjerna

El barco MS Polstjerna es uno de los lugares que hay que visitar en Tromso. Esta visita te permitirá conocer un poco más la historia y las tradiciones de la ciudad, como la de la pesca y la caza de focas. Es, de hecho, el barco cuya función era la caza de focas mejor conservado.

El barco se construyó en el año 1949 y se utilizó hasta 1981, cuando realizó su última expedición, sumando un total de 33 expediciones de caza, consiguiendo capturar alrededor de 97000 focas. Además, también se uso para exploraciones del Ártico.

Para conservarlo en buenas condiciones y hacerlo visitable, se decidió meterlo dentro de una estructura de cristal en 2003, por lo que ahora se considera un importante monumento sobre la tradición Ártica de la caza y la historia de Tromso.

 

El museo Polar

Este museo, ubicado en las antiguas aduanas del muelle de Tromso que data de 1830, podrás aprender la emocionante historia de las antiguas expediciones al Ártico. Curiosamente, para su inauguración, se decidió optar por el 18 de junio de 1978, para celebrar el cincuenta aniversario del día en que Amundsen dejó la ciudad a bordo del aeroplano Latham 47 en una misión de rescate de la que nunca volvería, ya que murió en el vuelo. Para los que no lo conozcan, Roald Amundsen fue un explorador de las regiones polares. Dirigió la expedición a la Antártida que alcanzó por primera vez el Polo Sur, y también formó parte de la primera expedición aérea que sobrevoló el Polo Norte.

Tromso fue el centro de la caza de focas (además de otros animales como morsas, renos, zorros e incluso osos polares) en la parte norte de Noruega, por lo que se le denominó la «Puerta del Ártico» a finales del siglo XIX. Además, también ha sido, a lo largo de los años, el campo base para muchas expediciones polares, algo que se muestra en el museo. Pero el museo también abarca muchos otros acontecimientos y efemérides, como el de la primera mujer en pasar el invierno en el Ártico, las vidas y expediciones de Nansen y Amundsen, Hansen y Johansen, Svalbard, el descubrimiento de de Willhelm Barentz de la región en la década de 1500, la caza de ballenas, etcétera.

 

Storgata

Se trata de la principal calle de la ciudad (peatonal en su parte central), donde encontrarás casas coloridas y un ambiente lleno de vida gracias a la gente que lo transita, moderna y cosmopolita. Cerca encontrarás museos, como Polaria, uno de los principales museos de la ciudad, con más de 2.000 m2 de superficie y en el que encontrarás un acuario ártico, exhibiciones y un cine panorámico. En esta calle también podrás encontrar la llamativa biblioteca pública, que también es la más septentrional del mundo, y uno de los principales iconos de la ciudad, el monumento al cazador ártico, que representa a Sivert Donali, un ballenero pescando con arpón.

 

Puente de Tromso

Como sabrás, Tromso es una isla, por lo que necesita de puentes para estar conectado con el continente (antes de la construcción del puente, la conexión se limitaba a un ferry con un servicio que, con la población actual, se quedó corto). El conocido puente de Tromso se empezó a construir con ese fin en el año 1958 y se inauguró en 1960, llegando a ser durante un tiempo el puente más largo de la Europa del Norte gracias a sus 1036 metros de longitud. Este puente voladizo cruza el estrecho de Sandnessundet, entre las islas de Tromsoya y Kvaloya.

Cruzando el puente desde el centro de la ciudad, podrás tener una de las mejores panorámicas de Tromso, entre las que destacará la catedral del Ártico, el monte Tromsdalstind y el mismo puente. Merece la pena el paseo para poder contemplarla.

 

Actividades al aire libre

Como en casi toda Noruega, la naturaleza está a un paso de cualquier ciudad. Por eso, realizar actividades al aire libre es especialmente sencillo en este país. Si bien lo más destacado y lo que la mayoría de viajeros van buscando es ver las famosas auroras boreales, lo cierto es que hay muchas otras opciones donde elegir.

La naturaleza que rodea Tromso es prácticamente virgen y ofrece numerosas opciones para todos los públicos: senderismo, pesca, navegación en kayaks, paseos en trineos de perros, safaris para divisar ballenas… Si te acercas a la oficina de turismo de la ciudad, situada en un edificio de madera blanca cerca del puerto, podrán darte mucha información sobre actividades que realizar, y también puedes echarle un vistazo a su web en inglés.

Sin embargo, recuerda que desde Noruega Tours organizamos tu viaje a medida. Somos expertos en el país, por lo que podemos aconsejarte las mejores opciones dependiendo de tus preferencias, con quién viajes o la época del año en la que visites Noruega. Todo perfectamente planificado y teniendo en cuenta cualquier detalle, para que tu experiencia sea inolvidable en todos los sentidos.

Qué no debes perderte en Tromso

 

Las Auroras Boreales

 

¿Qué es una Aurora Boreal?

El sol emite unas partículas que recorren el espacio a un millón y medio de kilómetros por hora, es lo que se denomina radiación cósmica. Estas partículas serían dañinas si golpearan sobre la Tierra, pero, por suerte, nuestro planeta tiene un campo magnético que nos protege de ellas. Cuando esas partículas chocan con el escudo magnético, son atraídas hacia un óvalo alrededor del Polo Norte, donde emiten luz de diferentes colores, siendo el verde, azul y rojo los más comunes. Todo este fenómeno tiene lugar nada más y nada menos que a 100 kilómetros por encima de nuestras cabezas y son visibles gracias a la potencia de sus millones de átomos y moléculas.

Como curiosidad, te contamos que en la época vikinga, se pensaba que las auroras boreales eran el reflejo de la armadura de las valquirias o vírgenes guerreras.

Las Auroras Boreales en Noruega

Por muchos es sabido que uno de los mejores lugares del mundo donde mejor se pueden observar las auroras boreales es el norte de Noruega, como Tromso o las islas Lofoten. Eso se debe a que se sitúan justo debajo del óvalo de las auroras.

¿Por qué se consideran uno de los mejores lugares para observarlas? A menudo, el resto de zonas alrededor del mundo donde son visibles están despobladas o prácticamente despobladas. Tromso, al ser una ciudad donde viven más de 70.000 habitantes, hace que esté preparada para acoger a una gran cantidad de turistas, gracias a sus hoteles, actividades y servicios.

¿Cuál es la mejor época para ver las Auroras Boreales en Noruega?

Las auroras boreales se ven con mayor frecuencia desde finales de otoño hasta principios de finales de la primavera, o dicho de otra forma, de septiembre a finales de marzo. Las mejores horas son entre las 6 de la tarde hasta la 1 de la madrugada. También es más fácil verlas cuando el tiempo es frío y seco, algo que ocurre normalmente a partir de diciembre. En total, las auroras pueden llegarse a ver más de 220 noches al año.

 

El teleférico Fjellheisen

El teleférico Fjellheisen es de visita obliga en la ciudad de Tromso, sobre todo si no quieres perderte las increíbles vistas de la ciudad en un entorno de montañas y fiordos a 421 metros sobre el nivel del mar. Se construyó gracias a la naviera Broderene Jakobsens, que participó en expediciones al Ártico y la Antártida, y fue inaugurado en 1961.

El punto de partida se encuentra en Solliveien, y tras recorrer 752 metros llegarás al punto final del recorrido en tan solo 4 minutos. Cada cabina tiene una capacidad para 28 personas, por lo que no te preocupes si tienes claustrofobia, no se trata de un lugar minúsculo. En lo alto del recorrido, podrás decidir cuánto tiempo pasar, incluso podrás comer en el restaurante Fjellstua, especializado en comida local, en el que también podrás optar por comer algo ligero antes de emprender el descenso. Durante el periodo de invierno, del 1 de agosto al 31 de mayo, está operativo de 10:00 a 23:00 horas, mientras que en el periodo estival, del 1 de junio al 31 de julio, su horario se amplía hasta la 1 de la madrugada.

Si tienes la suerte de que tu subida al teleférico coincide con una visible aurora boreal, las vistas serán aún más increíbles. Al igual que si subes viendo el sol de medianoche, ya que verás su reflejo sobre el mar que rodea la ciudad de Tromso.

Por otro lado, si prefieres disfrutar de las vistas desde el monte Floya sin subir al teleférico, debes saber que existe un camino que lleva hasta la cima y que también es una buena opción cuando las condiciones climáticas acompañan.

 

La Catedral del Ártico

La Catedral del Ártico no es realmente una catedral aunque éste sea su nombre común. La realidad es que su nombre es la Iglesia de Tromsdalen, y es precisamente eso, una iglesia. Se le denomina así, entre otras cosas, por la espectacularidad de su silueta recortada con el monte Tromsdalstind, de más de 1200, de fondo. No es especialmente grande, pero cuando la veas comprenderás por qué es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

El diseño es de Jan Inge Hovig, y su silueta es de lo más peculiar, ya que tiene una forma piramidal con 11 paneles de hormigón cubiertos aluminio en cada uno de sus lados. No se sabe a qué hace realmente en qué se inspiró su creador, pero entre las opciones que se barajan están que se inspira en la forma de un iceberg, en un típico secadero de bacalao o en la silueta de la isla de Haja.

Si visitas el templo durante la época del sol de medianoche, no dejes de poner especial atención en las vidrieras, ya que la luz de atardecer que se filtra desde el lado oeste favorece que se creen colores especiales y que iluminan toda la iglesia.

Por otro lado, durante 3 momentos del año, se puede disfrutar de la Catedral del Ártico desde otra perspectiva. Durante la temporada de verano, se puede disfrutar de los denominados conciertos de medianoche, que empiezan a las 23:30 y duran poco más de una hora. Del 1 de junio al 15 de agosto, podrás entrar y escuchar conciertos acústicos de canciones populares noruegas, sami y clásicas por alrededor de 17 euros. En Nochevieja, también se realiza un concierto de unos 45 minutos y que empieza a las 21:00. El precio sube un poco, pero pensamos que 28 euros es un buen precio para disfrutar de buena música en un entorno privilegiado en uno de los días más especiales del año. Por último, durante la época invernal, se realizan los conciertos de las auroras boreales, unos conciertos de poco más de media hora que se celebran de jueves a domingo a lo largo de un mes y que consideramos que son realmente especiales. Si ninguno de esos momentos coinciden con tu visita, también te informamos de que durante los meses de junio y julio suelen tener lugar conciertos de órgano por menos de 10 euros.

 

Catedral de Tromso

Esta sí es realmente una catedral, si bien vista desde el exterior puede parecer simplemente una iglesia (protestante). De hecho, es la única catedral de Noruega, junto con otra que también se encuentra en Tromso, que está construida de madera. Se empezó a construir en 1861 y tiene un estilo neogótico. Se encuentra en pleno centro de la ciudad, rodeada de zonas verdes. No puedes dejar de visitarla.

La otra catedral de la que os hablábamos es la Catedral de Nuestra Señora de Tromso. Como curiosidad, os contamos que es la catedral cristiana más al norte del mundo. Tiene capacidad para apenas 150 personas y, al igual que la otra catedral, empezó a construirse en 1861 en un estilo neogótico.

 

El barco MS Polstjerna

El barco MS Polstjerna es uno de los lugares que hay que visitar en Tromso. Esta visita te permitirá conocer un poco más la historia y las tradiciones de la ciudad, como la de la pesca y la caza de focas. Es, de hecho, el barco cuya función era la caza de focas mejor conservado.

El barco se construyó en el año 1949 y se utilizó hasta 1981, cuando realizó su última expedición, sumando un total de 33 expediciones de caza, consiguiendo capturar alrededor de 97000 focas. Además, también se uso para exploraciones del Ártico.

Para conservarlo en buenas condiciones y hacerlo visitable, se decidió meterlo dentro de una estructura de cristal en 2003, por lo que ahora se considera un importante monumento sobre la tradición Ártica de la caza y la historia de Tromso.

 

El museo Polar

Este museo, ubicado en las antiguas aduanas del muelle de Tromso que data de 1830, podrás aprender la emocionante historia de las antiguas expediciones al Ártico. Curiosamente, para su inauguración, se decidió optar por el 18 de junio de 1978, para celebrar el cincuenta aniversario del día en que Amundsen dejó la ciudad a bordo del aeroplano Latham 47 en una misión de rescate de la que nunca volvería, ya que murió en el vuelo. Para los que no lo conozcan, Roald Amundsen fue un explorador de las regiones polares. Dirigió la expedición a la Antártida que alcanzó por primera vez el Polo Sur, y también formó parte de la primera expedición aérea que sobrevoló el Polo Norte.

Tromso fue el centro de la caza de focas (además de otros animales como morsas, renos, zorros e incluso osos polares) en la parte norte de Noruega, por lo que se le denominó la «Puerta del Ártico» a finales del siglo XIX. Además, también ha sido, a lo largo de los años, el campo base para muchas expediciones polares, algo que se muestra en el museo. Pero el museo también abarca muchos otros acontecimientos y efemérides, como el de la primera mujer en pasar el invierno en el Ártico, las vidas y expediciones de Nansen y Amundsen, Hansen y Johansen, Svalbard, el descubrimiento de de Willhelm Barentz de la región en la década de 1500, la caza de ballenas, etcétera.

 

Storgata

Se trata de la principal calle de la ciudad (peatonal en su parte central), donde encontrarás casas coloridas y un ambiente lleno de vida gracias a la gente que lo transita, moderna y cosmopolita. Cerca encontrarás museos, como Polaria, uno de los principales museos de la ciudad, con más de 2.000 m2 de superficie y en el que encontrarás un acuario ártico, exhibiciones y un cine panorámico. En esta calle también podrás encontrar la llamativa biblioteca pública, que también es la más septentrional del mundo, y uno de los principales iconos de la ciudad, el monumento al cazador ártico, que representa a Sivert Donali, un ballenero pescando con arpón.

 

Puente de Tromso

Como sabrás, Tromso es una isla, por lo que necesita de puentes para estar conectado con el continente (antes de la construcción del puente, la conexión se limitaba a un ferry con un servicio que, con la población actual, se quedó corto). El conocido puente de Tromso se empezó a construir con ese fin en el año 1958 y se inauguró en 1960, llegando a ser durante un tiempo el puente más largo de la Europa del Norte gracias a sus 1036 metros de longitud. Este puente voladizo cruza el estrecho de Sandnessundet, entre las islas de Tromsoya y Kvaloya.

Cruzando el puente desde el centro de la ciudad, podrás tener una de las mejores panorámicas de Tromso, entre las que destacará la catedral del Ártico, el monte Tromsdalstind y el mismo puente. Merece la pena el paseo para poder contemplarla.

 

Actividades al aire libre

Como en casi toda Noruega, la naturaleza está a un paso de cualquier ciudad. Por eso, realizar actividades al aire libre es especialmente sencillo en este país. Si bien lo más destacado y lo que la mayoría de viajeros van buscando es ver las famosas auroras boreales, lo cierto es que hay muchas otras opciones donde elegir.

La naturaleza que rodea Tromso es prácticamente virgen y ofrece numerosas opciones para todos los públicos: senderismo, pesca, navegación en kayaks, paseos en trineos de perros, safaris para divisar ballenas… Si te acercas a la oficina de turismo de la ciudad, situada en un edificio de madera blanca cerca del puerto, podrán darte mucha información sobre actividades que realizar, y también puedes echarle un vistazo a su web en inglés.

Sin embargo, recuerda que desde Noruega Tours organizamos tu viaje a medida. Somos expertos en el país, por lo que podemos aconsejarte las mejores opciones dependiendo de tus preferencias, con quién viajes o la época del año en la que visites Noruega. Todo perfectamente planificado y teniendo en cuenta cualquier detalle, para que tu experiencia sea inolvidable en todos los sentidos.

¿Qué Llevar a TromsØ (en la maleta)?

 

Al hacer la maleta para un viaje al Ártico, necesitaræas de un tipo de ropa y calzado diferente que si viajaras a cualquier otra ciudad del norte de Europa. Para que os hagáis una idea, los únicos meses en los que la temperatura nunca baja de 0°C en Tromsø son julio y agosto.

Los meses más cálidos en Tromsø son junio, julio y agosto. Sin embargo, la temperatura media en julio es de 12,4°C (la temperatura más alta jamás registrada en la ciudad fueron 30,2°C en julio de 1972). Lo que quiere decir que, aunque puede haber días cálidos, no suele ser la norma.

El invierno suele comenzar a principios de noviembre cuando la temperatura cae por debajo de cero grados y dura hasta mayo.

Los meses más fríos son enero y febrero, y el promedio diario es -3,5°C. Es casi la misma temperatura que Oslo a pesar de estar ubicado a dos horas de vuelo en dirección norte. La temperatura más baja jamás registrada en Tromso, que data de febrero de 1966, fue de -18°C.

Hay mucho que ver y hacer en Tromsø, y las actividades al aire libre son una de las mejores opciones, tanto en verano como en invierno. Pero aunque el clima puede ser soleado y cálido a la hora de empezar cualquier actividad, en cuestión de minutos el sol puede dar paso a la nieve, y la temperatura puede llegar a caer entre 5°C y 10°C, por lo que siempre hay que estar preparados para esos cambios.

El mejor consejo que podemos daros es vestir en capas, de esta manera podréis quitaros o poneros capas en función del tiempo y de vuestra temperatura corporal.

Otro consejo que os damos es que siempre comprobéis el parte del tiempo antes de viajar (una semana antes el pronóstico suele ser fiable), y SIEMPRE, antes de salir de casa cada día. Los noruegos siempre lo hacen, y se visten acorde al tiempo previsto para ese día, y no para el tiempo que quieren que haga, como hacemos en el sur.

 

Qué llevar a Tromsø en verano

 

Capa base

La misión de la capa base es mantener el calor incluso cuando se suda. Lo mejor es ropa suave y cómoda de algodón, seda, microfibra o lana merino delgada.

 

Capa media

Encima de la capa base, hay que ponerse una capa intermedia (o llevarla en la mochila para ponerse más tarde si la necesitaras). La capa intermedia debe consistir en un suéter de lana o térmico y / o un plumas fino. También deberías llevar bufanda y guantes en la mochila por si se tuerce el tiempo.

 

Capa superior

Además, la última capa debería ser una chaqueta impermeable y a prueba de viento (o llevarla en la mochila en caso de que cambie el clima). Unos pantalones a prueba de viento también pueden ser muy útiles.

 

Qué llevar a Tromsø en invierno

 

Capa base

En invierno, la capa base es aún más importante que en verano, ya que es lo que os va a aislar del frío. La capa base debería ser de lana merino. La lana es anti microbiana, absorbe la humedad, es resistente al olor y mantiene el calor incluso si se moja.

 

Capa media

La capa intermedia debe consistir en un suéter de lana o térmico y / o un plumas fino. Imprescindible llevar además bufanda, gorro, mitones (mantienen mejor el calor que los guantes), chaqueta de lana o suéter térmico.

 

Capa superior

Chaqueta de plumas, a poder ser impermeable y pantalones resistentes al viento y al agua.

¿Qué Llevar a TromsØ (en la maleta)?

 

Al hacer la maleta para un viaje al Ártico, necesitarás de un tipo de ropa y calzado diferente que si viajaras a cualquier otra ciudad del norte de Europa. Para que os hagáis una idea, los únicos meses en los que la temperatura nunca baja de 0°C en Tromsø son julio y agosto.

Los meses más cálidos en Tromsø son junio, julio y agosto. Sin embargo, la temperatura media en julio es de 12,4°C (la temperatura más alta jamás registrada en la ciudad fueron 30,2°C en julio de 1972). Lo que quiere decir que, aunque puede haber días cálidos, no suele ser la norma.

El invierno suele comenzar a principios de noviembre cuando la temperatura cae por debajo de cero grados y dura hasta mayo.

Los meses más fríos son enero y febrero, y el promedio diario es -3,5°C. Es casi la misma temperatura que Oslo a pesar de estar ubicado a dos horas de vuelo en dirección norte. La temperatura más baja jamás registrada en Tromso, que data de febrero de 1966, fue de -18°C.

Hay mucho que ver y hacer en Tromsø, y las actividades al aire libre son una de las mejores opciones, tanto en verano como en invierno. Pero aunque el clima puede ser soleado y cálido a la hora de empezar cualquier actividad, en cuestión de minutos el sol puede dar paso a la nieve, y la temperatura puede llegar a caer entre 5°C y 10°C, por lo que siempre hay que estar preparados para esos cambios.

El mejor consejo que podemos daros es vestir en capas, de esta manera podréis quitaros o poneros capas en función del tiempo y de vuestra temperatura corporal.

Otro consejo que os damos es que siempre comprobéis el parte del tiempo antes de viajar (una semana antes el pronóstico suele ser fiable), y SIEMPRE, antes de salir de casa cada día. Los noruegos siempre lo hacen, y se visten acorde al tiempo previsto para ese día, y no para el tiempo que quieren que haga, como hacemos en el sur.

 

Qué llevar a Tromsø en verano

 

Capa base

La misión de la capa base es mantener el calor incluso cuando se suda. Lo mejor es ropa suave y cómoda de algodón, seda, microfibra o lana merino delgada.

 

Capa media

Encima de la capa base, hay que ponerse una capa intermedia (o llevarla en la mochila para ponerse más tarde si la necesitaras). La capa intermedia debe consistir en un suéter de lana o térmico y / o un plumas fino. También deberías llevar bufanda y guantes en la mochila por si se tuerce el tiempo.

 

Capa superior

Además, la última capa debería ser una chaqueta impermeable y a prueba de viento (o llevarla en la mochila en caso de que cambie el clima). Unos pantalones a prueba de viento también pueden ser muy útiles.

 

Qué llevar a Tromsø en invierno

 

Capa base

En invierno, la capa base es aún más importante que en verano, ya que es lo que os va a aislar del frío. La capa base debería ser de lana merino. La lana es anti microbiana, absorbe la humedad, es resistente al olor y mantiene el calor incluso si se moja.

 

Capa media

La capa intermedia debe consistir en un suéter de lana o térmico y / o un plumas fino. Imprescindible llevar además bufanda, gorro, mitones (mantienen mejor el calor que los guantes), chaqueta de lana o suéter térmico.

 

Capa superior

Chaqueta de plumas, a poder ser impermeable y pantalones resistentes al viento y al agua.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Tromso 1
Tromso 2

Solicítanos presupuesto sin compromiso

Utilizamos cookies propias, y procesamos datos personales, como las direcciones IP y los identificadores de cookies, para medir el rendimiento y obtener información sobre las audiencias y el contenido. Haga clic a continuación para autorizar el uso de esta tecnología y el procesamiento de sus datos personales para estos fines. Puede cambiar de opinión y cambiar sus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando la Política de Cookies.

Configuración

A continuación, puede elegir qué tipo de cookies permite en este sitio web. Haga clic en el botón "Guardar configuración de cookies" para aplicar su elección.

NecesariasNuestro sitio web utiliza cookies funcionales. Estas cookies son necesarias para que nuestro sitio web funcione.

AnalíticasNuestro sitio web utiliza cookies de análisis para que sea posible optimizar nuestro sitio web y mejorarlo con el propósito de perfeccionar la usabilidad.

Redes SocialesNuestro sitio web coloca cookies de redes sociales para mostrarle contenido de terceros como YouTube y FaceBook. Estas cookies pueden rastrear sus datos personales.

PublicitariasNuestro sitio web utiliza cookies Publicitarias para mostrarle anuncios relevantes basados en su navegación y gustos personales.